La rehabilitación energética consiste en realizar una intervención en un edificio en el cual mejoramos sus propiedades térmicas, la solución pasiva más directa consiste en la colocación de aislamiento térmico por el exterior, lo que se denomina por las siglas SATE.

El SATE es un conglomerado de capas donde el aislamiento es la capa principal y se complementa con unas capas protectoras de acabado, todo ello adherido por el exterior del edificio lo cual tiene muchas ventajas:

  1. Es un aislamiento térmico continuo, por tanto, elimina los puentes térmicos existentes en forjados, pilares y perímetro de los huecos de fachada.
  2. Al instalarse por el exterior no consume superficie en el interior de la vivienda y durante la ejecución de la obra no se obstaculiza la vida diaria de los vecinos.
  3. Esta mejora de aislamiento térmico supone eliminar las condensaciones que podían aparecer en el interior del edificio.
  4. También se garantiza la impermeabilidad de la fachada.
  5. Supone un nuevo acabado superficial para las fachadas del edificio que mejoran la estética global exterior, pudiéndose aplicar revoco con diferentes tonos y acabados.
  6. Es un sistema constructivo rápido, acortando el tiempo de la obra.
  7. Mejora la capacidad de inercia de los muros, lo que supone que mantengan durante más tiempo el calor ganado por aportes energéticos interiores. El confort térmico interior es mayor tanto en invierno como en verano.
  8. Mejora del aislamiento acústico, en torno a 4 decibelios, en especial cuando se usa lana de roca como aislamiento.

El único inconveniente del sistema de aislamiento exterior es que no es posible su aplicación en fachadas con algún grado de protección histórica ya que altera la imagen e identidad de la misma.

Ahorro:

Según los Datos de la Guia Sistemas de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) para la Rehabilitación de la Envolvente Térmica de los Edificios del www.idae.es se pueden conseguir importantes disminuciones de consumo:

  • Se puede conseguir un descenso en el consumo de energía de hasta un 30%.
  • La demanda de refrigeración puede descender hasta un 20%
  • La demanda de calefacción se puede reducir hasta un 35%.

Precios:

Los precios medios del SATE rondan los 70€ el metro cuadrado de parte ciega de un edificio, totalmente instalado y acabado. Un precio competitivo frente a otros sistemas de fachada ventilada aunque estos últimos tengan alguna ventaja más que el SATE.

Como conclusión el SATE es un sistema rápido y funcional que se puede utilizar tanto en obras de nueva construcción como para rehabilitación energética, los ahorros energéticos pueden llegar al 70% frente a sistemas convencionales y el confort térmico que se consigue en las viviendas hacen del SATE una opción de futuro en la rehabilitación de edificios.

Tras la realización de un certificado energético del edificio se puede valorar en las medidas de mejora lo que supone la colocación del sistema de aislamiento térmico por el exterior.

Te asesoramos gratuitamente:

Pin It on Pinterest